sábado, 6 de octubre de 2012

Parasol

Soy aquél niño cuyos pies quedaron
atrapados entre bloques de hormigón.
El que quiere alzar el vuelo
como un parasol encarado al viento del norte.
Soy el hombre que quiere tener mil ideas
pero no da para más de unas pocas.


Dólmenes

Se cuentan por miles,
vestigios de los hombres.
Edificios impertérritos,
como dólmenes majestuosos
a los que la hiedra quiere estrangular.

Sin evidencia tangible
de que amor humano existió,
la vida lame sus heridas
y espera no lamentarse
de tantas cicatrices secadas al Sol.

jueves, 27 de septiembre de 2012

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Los mil estadios

¿Quién eres que en mi fiesta
te acercas por la espalda
a susurrarme lo que no quiero oír?

Déjame olvidar
y que mil estadios
nos separen para siempre.

El sonido de la quiebra

El sonido de la quiebra
traspasa mi cabeza
para clavarse
en el esternón,
y así anunciar a todos
que no hace falta
golpear a los hijos
para ser un mal padre.

martes, 18 de septiembre de 2012

Nudo gordiano

Enfrentado al nudo gordiano,
cada cual escoge lo propio,
astucia, fuerza o trampa.

Alejandro optó por lo tercero,
y no conoció la angustia del que sabe
que nada nuevo puede encontrar.

El que ha llorado bravura muerta
para luchar por lo que es justo,
la honra, aun sin haberla conocido.

Un nombre para cada uno de vos

Silente rotula mi brazo,
con pluma de árbol que hundió,
un nombre para cada uno de vos.

Pero el dolor no encoge,
y a mi encuentro primero siempre
aquél que susurró, poeta de barro.

lunes, 3 de septiembre de 2012

¿Dónde estás Frankie?

¿Dónde estás Frankie?
Dios sabe que te busco,
pero no logro encontrarte.

Bebo para olvidar que bebí

Amanece y la hoguera
sigue viva en mi cabeza.
Bebo para olvidar que bebí.
Mi amigo me abraza,
y volvemos a ser uno.

Tiro de mi memoria

Por las mañanas, como un Sócrates con resaca,
sólo sé que no recuerdo nada.
Jamás despertar fue tal aventura,
me digo, parodia de mí mismo:
¿dónde?
¿cuándo?
¿con quién?
¿con qué ropa?
¿con qué heridas?
Tiro de mi memoria pero ella tira con más fuerza.
Y dudo aún si esto me agrada o me asusta.

guerrilla

Domingo, sobre un pez globo tuerto.
De nuevo arrugado, reseco
y a la vez empapado de alcohol,
como la menta en mi mojito.

En mi interior una guerrilla
lucha por librarse de mí.
Puedo oír el silbido de los proyectiles
y sentir como se incrustan en mi córtex.

Nos veo con 50 años sentados en un banco
(¿o es otro con el que estás?).
Bueno, lo que quiero decir
es que la escena me enternece tanto
que quiero llamarte para follar.




viernes, 20 de julio de 2012

Proyecto imperfecto

Donde hay bella relación,
conmigo no hay prisa.
A salvo de agravio,
su caricia no induce calor,
y me abrazo a este proyecto
imperfecto que es la vida,
en la que bebo si fluye
a un rincón imprevisto.


viernes, 6 de julio de 2012

El pasante tibio


En vida fui pasante tibio
tentando a mis pasajes sombríos.
Sólo desdeñaba con negligencia
parcelas libres de sal y tierra.

A mis espaldas aparté de la vista,
y rogaba a mis huéspedes
que se fueran de mi casa
con su genio precoz de escalera.

Ya cerca del féretro,
donde no quería estar,
con mi propio puño llamé
a las puertas del infierno,
y me encaré
con esos demonios,
porque, al final,
ellos sólo son lo que son.


Furcia sílaba

Furcia sílaba,
me enfureces.
Te ordené,
no escapes.
Y sin embargo,
encajó la estocada.

Hoy compré
algo de tiempo.
Espero poder
revisitar ese día,
y medir de nuevo
nuestras palabras.

De lo contrario,
nos veo languidecer
como cualquier par
de crisantemos
susurrándose al oído,
en la senda de mi verbo.



lunes, 25 de junio de 2012

Artesanos de salmos

Fanáticos.
Merodeo entorno a ellos,
que adormecer no quieren.

Donde no veo,
los artesanos de salmos
forjan los brazos
que no se dan a torcer.

Sí, con soneto estoico,
me perdió tu embrujo,
pero el frío apunta a tu alma
y la pereza te devorará.

Bestiario de Tolkien – 02 – El Tertuliano

Si mintiese al decir que nunca hubiere pisado la Tierra Media ser más rancio que el Tertuliano, ruego a Eru partiese con un rayo mi gaznate, en tantos pedazos como orcos acamparon a las puertas de Gondor, en el legendario asedio de la Ciudadela. El Tertuliano, engendro nacido del estallido de una pústula infecta en las encías de la Boca de Sauron, infra-ser que, sin duda, ningún fidalgo quisiese ver transportado a nuestros tiempos y lugares, trajo desgracia a cuantos nobles Consejos perteneció, con su verborrea ignorante y viperina. Entre otras muchas lastimosas maldades, el hedor hipnótico de sus opiniones incontenidas fizo que los corazones de muchos villanos tiñéranse de negro obsidiana, y corrompiose así la sana convivencia en innumerables plazas. Guiado por la mano de Mordor, el Tertuliano multiplicose allende la Tierra Oscura por infausta cópula con las Malas Prensas, y durante demasiados desdichados decenios, sus vástagos moraron numerosos, asolando las vidas y tierras de muchos y muy humildes gentiles.

viernes, 13 de abril de 2012

Riego y rabia

Riego y rabia.
Risa y escarificación.
Ruego sombrío.
No hay plano que guíe la pasión.

Bendigo aquel día que es digno de verse

Bendigo aquel día que es digno de verse,
ese que nace con ocres robados al cielo,
y natura pinta en mi cara con su dulce brisa.

Huir

De vicio y hambre,
buscó morir sin techo.
Así se fue, taimado y de oro,
olvidando su cerebro.
Se volvió tiempo después,
con verde fulgor,
para descubrir que lo que
atrás dejó, aún le sigue.

Para que tú me encuentres

Entre tragos, mis compañeros,
silueta amorfa en las paredes,
espero entumecido y aletargado.

Aún no sabes que en un libro
abandoné este poema
para que tú me encuentres.

Espero que pases pronto hoja
y nos veamos de nuevo.
Así entre yo en otro capítulo
no más tarde del epílogo.

Por allí donde pasé

En serio te digo, Alex,
que por allí donde pasé
a todos caí en gracia,
y sólo el más necio
entre ellos supo ver
que de mis ojos
apenas fuego asoma,
y que mis palabras
no conocen la verdad.

viernes, 23 de marzo de 2012

deseo concentrado en una exhalación

Deseo concentrado en una exhalación.
Tiempo durante el que se atreven a sostenerse la mirada.

La mal dormida

La mal dormida noche se ha colado en la expresión de su cara para quedarse. Armada con un número indeterminado pero grande de whiskies, amenaza la frágil tregua vigente desde la anterior cena familiar. En un terreno como ese, abonado de crispación, cualquier tontería puede adquirir el estatus de provocación.

niebla fina

Niebla fina empapada de luz y tensión.
Boca abierta y grieta en la comisura.
Sabores de una vieja ocasión.
Y todo vuelve a comenzar.



Arribada al narcisismo extremo

Han navegado tantas millas a poniente en el mar del desamor a sí mismos, que en el horizonte ya vislumbran las costas del narcisismo extremo.

domingo, 19 de febrero de 2012

Point Éphémère - 01

Sudor en las paredes.
Atmósfera pesada, saturada de notas y escasa.
Respirar es jadear.
Mientras, las suelas apenas se despegan.

Caminando sobre las brasas

Siempre caminando sobre las brasas, entre la espada y la pared y el techo que se hunde.

Las venas en el anverso

Las venas en el anverso de la mano.
Tejen caminos de furia.
Ocre y negro en el antebrazo.
Reflejos de la escena en que morimos.

la ciudad esquizofrénica

Miles salen y otros tantos entran
cada fracción de segundo.
Ésta es una ciudad esquizofrénica,
donde uno suda para esquivar
estampidas de personas enojadas,
cuyos ojos te empujan en mil lenguas,
cada fracción de segundo.




El libro a contraluz

El libro a contraluz y sus espaldas fatigadas.
Filtran el metal pesado y los sueños astillados que contaminan su existencia.
Por sus tobillos perforados se desangran.
Dejan un reguero para que alguien los encuentre o prenda fuego.

Su ser muere donde terminan sus amigos

Su ser muere donde terminan sus amigos.
Se encadenan unos a otros y los demás tiran del exhausto.
El amigo boca arriba ve las nubes avanzar como un ejército de mandrágoras.

Hambre - 01

Se cierra en banda, figura desgarbada,
mordiendo fuerte entre los dientes
el lápiz que le dio de comer.
Esboza nervioso notas en su partitura,
como remaches sueltos que no consigue ajustar.

La mujer transparente

La mujer transparente lleva tatuada en el pecho una ecografía de sus intenciones.
Gracias a ello sus vecinos pueden distinguirla del resto de paisaje urbano, y esquivarla si es preciso.

Hubieras querido venir

Hijo, ¿cómo te hablaré sin vergüenza
de los tiempos pasados
cuando ya no queden escritos
y el agua huya de nuestras manos?

Y los sonidos que nos robaron,
¿quién te los cantará
cuando me quede sin voz?

¿Qué responderás el día
que pregunte si hubieras querido venir aquí,
cuando peinemos los campos yermos
en busca de trigo y cebada,
y ya no se pueda más
disfrutar de la puesta de Sol?

En verdad te digo, hijo,
lo que vi, amé y añoré,
se irá conmigo,
y nadie más sabrá
lo grande que fue mi vida.