viernes, 13 de abril de 2012

Huir

De vicio y hambre,
buscó morir sin techo.
Así se fue, taimado y de oro,
olvidando su cerebro.
Se volvió tiempo después,
con verde fulgor,
para descubrir que lo que
atrás dejó, aún le sigue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario