sábado, 6 de octubre de 2012

Parasol

Soy aquél niño cuyos pies quedaron
atrapados entre bloques de hormigón.
El que quiere alzar el vuelo
como un parasol encarado al viento del norte.
Soy el hombre que quiere tener mil ideas
pero no da para más de unas pocas.


Dólmenes

Se cuentan por miles,
vestigios de los hombres.
Edificios impertérritos,
como dólmenes majestuosos
a los que la hiedra quiere estrangular.

Sin evidencia tangible
de que amor humano existió,
la vida lame sus heridas
y espera no lamentarse
de tantas cicatrices secadas al Sol.