jueves, 17 de noviembre de 2016

Reacciona (Ed. Aguilar)



“de las 354 empresas más grandes de la UE (…) en el peor año de la crisis, en 2009, los sueldos de sus consejeros de administración y cúpulas ejecutivas aumentaron un 15%. Los 584 consejeros  y altos directivos de las empresas del IBEX 35 cobraron 1M€ de media. Es un sueldo equivalente a 113 salarios mínimos españoles. Nunca antes han ganado tanto en relación con el salario mínimo. Si nos fijamos sólo en los 83 consejeros delegados y otros altos ejecutivos de las principales empresas cotizadas, su sueldo medio es de 2.7 M€ anuales: 313 el salario mínimo. Al año siguiente, en 2010, los sueldos de esos altos ejecutivos españoles del IBEX subieron otro 20% más, hasta los 3.2 M€ de media: 150 veces el sueldo medio español, 360 veces el salario mínimo. Nunca antes en la historia han cobrado tanto dinero ni en términos absolutos ni menos aún comparados con el salario medio.” 
                                                                                 Reacciona (Ed. Aguilar)

“El bienestar de nuestra sociedad, construido de espaldas a la solidaridad, la dignidad, la verdad y la ética, es precario. No podía ser de otra manera: está basado en el egoísmo. (…) Hemos aceptado sin reservas que lo líderes políticos transmitan ignorancia. No nos escandalizamos ante la imagen grotesca de altos cargos que no hablan idiomas, se expresan con dificultad, leen como chavales de primaria o se insultan y faltan al respeto. Dar por hecho que estamos en manos de unos inútiles, asumir la mediocridad de nuestros dirigentes, es el principio del fin.”
                                                                                 Reacciona (Ed. Aguilar)

“Cotilleos abyectos, falso periodismo, violencia, machismo, manipulación, clasismo… La degradación de la televisión en España, su desprecio por los derechos más fundamentales, no tiene equivalente en el resto de países europeos. La caja tonta se ha convertido en la caja sucia, un estercolero donde se alimentan a diario millones de ciudadanos, niños incluidos.”
                                                                                 Reacciona (Ed. Aguilar)
 
“Hoy la UE es un espacio financiero, un paraíso para las grandes finanzas, que cuentan con dos grandes aliados: la Comisión Europea y el Banco Central. Además, las directivas de la Comisión Europea son la coartada perfecta para los gobiernos de los distintos países cuando tienen que aplicar medidas impopulares. Los principales instrumentos de estas políticas han sido los bancos, los paraísos fiscales, y los organismos supranacionales: el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial del Comercio y otros, organismo estos que, aun no habiendo sido elegidos de forma democrática, son quienes dictan a cada país las medidas que tienen que adoptar por obligación. Se ha creado un auténtico Poder Global que gobierna el mundo por encima de los ciudadanos y de sus gobiernos.”
                                                                                 Reacciona (Ed. Aguilar)

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Posteconomía - 3



“(…) hay tres gerentes de fondos de cobertura que ganaron más de mil millones de dólares en 2006. (…) Estos tres magnates ganaron ese dinero con tres compañías que no han inventado nada. Ni el palo de una escoba. Sin embargo, sus ganancias están por encima del PIB de más de treinta países con sus cocoteros, pescadores y profesores de gimnasia. (…) El 31 de diciembre de 2010 el dinero existente en el mercado de derivados llegaba a la nada desdeñable cifra de 601 billones de dólares. El 30 de Junio de 2011 ya era de 707 billones de dólares (…). El caso es que el PIB del planeta Tierra es tan sólo de 63 billones. (…) la cantidad de dinero etéreo, ficticio, creado financieramente supera más de diez veces el número de bienes y servicios que se pueden comprar en este mundo. Y no sólo hay diez veces más dinero del que es necesario para comprarlo todo, sino que este dinero financiero crece de manera exponencial. En esos seis meses que reseñamos creció tanto como en los últimos doce años, en los que se incrementó también en unos cien billones de dólares. (…) la Posteconomía (…) es una disciplina teológica. (…) la teología se caracteriza por “la absoluta invisibilidad e incomprensibilidad de su objeto”. En este sentido, el dinero electrónico, el producto derivado complejo, y el high frequency trading son (…). Dinero invisible cuyo sentido y uso no es incomprensible. Dinero teologal.” 
                                                                           Posteconomía (Antonio Baños Boncompain)

“”Es posible reunir a un considerable número de gente con amor mutuo, siempre que haya otra gente dejada fuera para recibir las manifestaciones de su agresividad”, dejó escrito Freud en La civilización y sus descontentos. La clase señorial, la nueva aristocracia, se agrupa como bien percibió el médico austríaco, en torno al desprecio por aquéllos que no forman parte del ya célebre 1%.
La conformación de esa clase, la ebullición y la solidificación de esa orden selecta ha sido bien dibujada por el (…) autor, que suele frecuentar Davos y otros cónclaves y sínodos de La Orden. (…) tampoco se trata de una secta. Es una panda, y muchos lo llaman “capitalismo de amigotes” (…). Pero lo importante (…) es (…) el lento pero constante afloramiento a la luz pública de estos cenáculos. Primero fue Davos, convertido hoy en día en puro folklore. Unas verdaderas justas entre caballeros post-económico. La idea, supongo, es que los ciudadanos vayan aceptando que hay un poder no democrático pero eficazmente tecnocrático que gobierna por encima del gallinero parlamentario. Por ello va dejándose ver: para añadir auctoritas a su indiscutible potestas. (…)
El desembarco de tecnócratas en los gobiernos europeos durante el año 2011 formaría también parte de este movimiento de legitimación. Al igual que se aceptó al señor feudal porque poseía la fuerza y los contactos políticos para mantener la paz en un territorio, así se va acentuando la idea de que es mejor un gran empresario, (…) alguien que calmen a los mercados.” 
                                                                           Posteconomía (Antonio Baños Boncompain)

“During the 1970s, the companies fine-tuned their capacity to act as a class, sacrifying their competitive instinct in favor of their unity and in favor of a cooperative action in the legislative arena. (...) a shared interest for undermining laws (such as those devoted to protecting the rights of consumers) and for pushing forward the reform of the labor laws became the dominant topic in the politics strategy of companies.” 
                                                                           (The New Politics of Inequality, Thomas Edsall, 1985)

martes, 15 de noviembre de 2016

Posteconomía - 2



“En un mundo finito, creer en el crecimiento sólo puede ser obra de un loco o un economista.” 
                                                                     Posteconomía (Antonio Baños Boncompain)

“La economía es una ciencia que avanza desde el conocimiento al control.” 
                                                                     Posteconomía (Antonio Baños Boncompain)

“Yves Smith […] advierte: “Los economistas han terminado alcanzando una posición que resulta peligrosa para cualquier democracia. Mediante la utilización que hacen de procedimientos paracientíficos, han conseguido una autoridad que a menudo resulta injustificada” Como ocurre con cualquier religión, la voz del sacerdote convierte la enunciación en verdad […]. La opinión de una autoridad económica, por el hecho mismo de serlo, deviene en realidad. Si el gobernador del Banco Central Europeo opina que no deberían subir los tipos de interés, el mercado actuará como si la frase describiese la realidad futura. Pero más allá de las profecías autocumplidas que nutren el discurso oficial/sacerdotal, la economía ha entrado en una función superior: la función de acotar lo posible.”
                                                                     Posteconomía (Antonio Baños Boncompain)

“No puede existir ningún fenómeno, ninguna actividad humana sin un modelo de negocio que la haga inteligible. Las acciones humanas que no incorporan rentabilidad en sí mismas se convierten en invisibles […]. En el caso de la generosidad, la compasión o la misericordia, ha sido necesario un cambio de nombre (solidaridad) y un modelo de negocios adscrito (ONG) para hacerlas identificables y valorables […].
Eso es la economía prescriptiva, obligatoria. No tiene ya otra función que la de marcar lo que es expresable y lo que no, lo que es útil o valioso. Como toda teología, nos impone un lenguaje que sirve precisamente para excluir de la mente lo que no entra en el canon. Otro ejemplo es el concepto de calidad de vida. En el titánico y evangélico esfuerzo de dotar de valor y transaccionalidad a todo acto vital, la propia vida ha sido sujeta al dogma. La vida antes […] tenía una duración a la que asignábamos una valoración hecha […] en términos morales: buena vida, mala vida. Pero eso es hoy ininteligible. Hay que moverse entre cantidades. Hay que poner en valor. Por eso la vida tiene ahora calidad.
Y hoy tenemos mucha o poca calidad de vida. Por supuesto, la mucha/poca calidad, a diferencia de la buena/mala vida, se puede comprar. Hay una serie de instrumentos: liftings, apartamentos, coches, ventiladores, etc., que nos ayudan a ponerle precio.
Valga estos ejemplos para explicar cómo el relato económico ha superado su función no sólo académica o política, sino cultural para convertirse en una imposición totalizadora. Nadie puede vivir fuera de los conceptos económicos ni pensar o hablar sin sus categorías.”
                                                                     Posteconomía (Antonio Baños Boncompain)