viernes, 6 de julio de 2012

El pasante tibio


En vida fui pasante tibio
tentando a mis pasajes sombríos.
Sólo desdeñaba con negligencia
parcelas libres de sal y tierra.

A mis espaldas aparté de la vista,
y rogaba a mis huéspedes
que se fueran de mi casa
con su genio precoz de escalera.

Ya cerca del féretro,
donde no quería estar,
con mi propio puño llamé
a las puertas del infierno,
y me encaré
con esos demonios,
porque, al final,
ellos sólo son lo que son.


No hay comentarios:

Publicar un comentario