viernes, 13 de abril de 2012

Para que tú me encuentres

Entre tragos, mis compañeros,
silueta amorfa en las paredes,
espero entumecido y aletargado.

Aún no sabes que en un libro
abandoné este poema
para que tú me encuentres.

Espero que pases pronto hoja
y nos veamos de nuevo.
Así entre yo en otro capítulo
no más tarde del epílogo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario