jueves, 21 de octubre de 2010

el señor absorto

El señor absorto, a quien los niños no señalan,
reposa finalmente, entre asientos de esmalte blanco y libros viejos.
Ha apilado tantos como polvo se puede respirar en una vida,
y así se sepulta con ellos, el señor absorto, sin amigos ni hijos absortos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario