miércoles, 27 de enero de 2016

de cómo se desvanecen

En la boca entreabierta, donde se encuentran las fronteras
que separan cordura e impiedad, delirio y defunción,
palabras de punta de acero, hilos y pluma
chocan con personas que no quieren levantar el puño del trazado.
Y es así que ellas se desvanecen, con elegante resuello y prisa pausada.

No es sólo de su sonrisa y trato afable
que a poco quedo huérfano,
sino que pierdo la colección infinita
de paisajes y lamentos que sus ojos encierran,
de tristes despedidas y reencuentros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario