domingo, 23 de noviembre de 2014

renta universal

Ahora que el tema de la renta universal está de muy moda [esta entrada en el blog tiene un año y medio, de cuando estaba en el aire a raíz de alguna propuesta de Podemos, y un referéndum en Suiza, que se ha vuelto a repetir el pasado domingo 2016-06-05...], me gustaría comentar que me parece absolutamente obvio que es algo que tarde o temprano se tendrá que instaurar y no entiendo por qué la gente no lo ve o no lo quiere ver. Me explico, estamos en un mundo con población creciente (y tal vez ya superpoblado; tema para debate), en el que el ritmo al que se destruyen trabajos decentes no precarios (entendiendo por trabajos decentes aquellos que no son innecesarios y/o rayando en condiciones de esclavitud para que resulten más baratos que respirar) y trabajos que sólo pueden realizar humanos, es más elevado que el ritmo al que aparecen o se crean nuevos trabajos de este tipo (y esto es otro tema para debate).

Es cierto que no lo hacemos a la velocidad predicha por las películas de ciencia ficción, pero ¿acaso no nos acercamos progresivamente a esa utopía (ese objetivo) en la que la mayoría de los trabajos los harían robots y computadores? Pues en esa utopía no hay trabajo para 10.000 millones de habitantes (el número en el que algunos científicos estiman que se estabilizará la población de la Tierra). Es obvio que no hay/no habrá trabajos decentes para tanta población, y por el otro, ya se genera suficiente riqueza en el mundo para establecer una renta universal (más tema para debate, aún). Es decir, habrá muchísima gente que, por muy formada que esté, por razones estructurales/sistémicas no podrá tener trabajo, y como no se la puede dejar morir de hambre, ni tampoco podemos permitir que esta inmensa masa de personas buscando trabajo presionen los sueldos a la baja hasta tener a todos los que trabajan en una precariedad insostenible, habrá que elevar las ayudas sociales, es decir, implementar la renta universal (¿no era un objetivo de la humanidad que el estado de bienestar fuese creciendo siempre? pues este es el siguiente paso).

Entonces, ¿por qué tanta controversia? Me suena a mojigatería puritana, el cada uno se paga lo suyo, el tanto ganas tanto vales. ¿Que les va bien a los grandes empresarios que nos matemos todos por unos pocos puestos de trabajo y presionemos los sueldos a la baja? 

Y a las críticas habituales digo: 1) no, no es comunismo lo que pronpongo; 2) pues claro que habrá jetas que se aprovechen del sistema y gente holgazana que se acomode y no haga nada, pero siempre los ha habido y siempre los habrá, sin importar el nivel de bienestar social; y qué se le va a hacer, el sistema será imperfecto, y habrá que tener mecanismos de control para evitar al máximo los aprovechados, pero no por eso se tiene que dejar morir de hambre o estar precarios al resto. Por supuesto que habrá gente que se acomode, que ya tenga suficiente con la renta unviersal, y que no quiera trabajar o progresar, pero también habrá muchos que no, que no se conformen y que quieran más, y para esos serán los trabajos cualificados y los mayores sueldos. Además otras oportunidades surgirían.

Y de nuevo extiendo mi explicación. Todo esto que comento arriba empecé a tenerlo claro sobretodo en mis viajes a China. Allí vi que había gente con trabajos tan inexplicables como dos personas en un museo cuyo trabajo era, para el primero, cogerte de la mano el ticket de entrada y meterlo en la ranura para que puedas pasar por el torno (como en del metro) y, para el segundo, coger el ticket de la ranura de salida y dártelo. ¿Realmente hace falta obligar a las personas a pasarse el día haciendo esas (con perdón) estupideces para tener un excusa para darles un sueldo a final de mes? ¿No sería mejor simplemente darles ese dinero sin obligarles a realizar ese trabajo, y que puedan irse a su casa, a ser felices, cuidar mejor de su familia y (quién sabe) convertirse en el siguiente Mozart?



No hay comentarios:

Publicar un comentario