domingo, 23 de noviembre de 2014

el lugar donde residen mis bestias

Nadie cree ya nuestras tardes,
los prados de verde imposible,
las hojas muertas por doquier,
y el llanto de los nogales
que tanto temen al viento.

Nadie cree ya nuestras noches,
que sólo nos importe el comienzo,
los sonidos mágicos a toda luz,
el descorchar de una botella
y el gorgojeo al verter vino.

Mientras pintamos los cubos,
siento acercarse veloz ese día
en que yo también deje de creer,
y te guarde en el lugar
donde residen mis bestias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario