sábado, 26 de marzo de 2016

el frío en la calle - 1

¡Dios, qué frío hace en la calle! Y la mano sin guante sosteniendo la botella. ¿Son imaginaciones mías, o los nudillos se han quedado petrificados? Bueno, hay una manera fácil de comprobarlo… Cierro el puño violentamente y sí, efectivamente, puedo oír un crec-crec palomitero, y un tajo rojo y profundo como la falla de Superman se abre de un extremo a otro de la cordillera liliputiense. La sangre que apenas fluye, apelmazada y espantada por lo que le espera fuera, prefiere permanecer resguardada, al calor escaso que aún queda en mi cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario