jueves, 17 de marzo de 2016

adiós a New York

El cielo púrpura arde, y los rascacielos que se besan.
De pie en la acera, nuevas lágrimas dejan firma en mi rostro,
y en las paredes, sátiras de grafito, al modo de George Grosz.
La humedad y lluvia densas nos abrazan, a los peatones,
impregnan las camisas y camuflan nuestros fantasmas.






No hay comentarios:

Publicar un comentario