sábado, 19 de marzo de 2016

Pedro Pedersen 6 - directo al temporal

Ante la insistencia del pobre diablo, el Sr. Arturo acabó concediéndole un agrio “¿¡Qué dices, excremento de murciélago!?”, y aflojó la presión para permitir que se explicase, y éste, entre estertores, ahogos y amagos de desvanecimiento, fue relatando una increíble historia de conspiraciones, maquinaciones e intereses económicos entorno al astro.

Resultaba que el famoso juicio contra Michael Jackson en 2005, por supuestos abusos sexuales cometidos en los ochentas contra menores en el rancho de Neverlandno había sido más que una tapadera para transferir cuantiosísimas sumas de dinero a las supuestas víctimas, que en realidad no habían sufrido ningún tipo de abuso, sino que se trataba del pago de un chantaje para que no revelasen ese secreto tan celosamente guardado por la industria discográfica: que Michael Jackson había muerto, y que los que sacaban discos y se paseaban por el mundo dando conciertos y generando beneficios multimillonarios no eran más que dobles encontrados por ahí con mayor o menor acierto (¿que por qué los encontraban cada vez con la piel más clara? Eso no lo sabía responder).

Del pasillo llegaba ahora el ruido de incontables pisadas. Matones de todos los tipos, colores y procedencias corrían hacia ellos, y es que la industria discográfica, alertada por los gritos en el camerino y la larga demora del doble en salir a firmar autógrafos en el back stage, no se dejaría chantajear otra vez, y aún menos por un indigente que olía a betún y un chaval con cara de alelado.

Los gorilas echaron la puerta al suelo con suma facilidad, y así fue que Pedro Pedersen murió, a la edad de 17 años y 204 días, con una entrada para un concierto de Michael Jackson en la mano, cantando Billy Jean entre susurros, mientras un boxeador fracasado de Valdemoro le golpeaba duro con un bate de béisbol comprado en el Alcampo, desfogándose por todas las putadas que le había hecho la vida, por las indigestiones navideñas, las telepromociones, la telebasura, el hilo musical del cercanías, las caras de palo de los currantes en el metro por la mañana, y los sobacos sudados por la tarde, las BigMac, los Flash, las nuevas generaciones del PP, los ultracongelados, los relojes del centenario del Real Madrid, los potes de mermelada de higo, la duquesa de Alba, el spam para alargamiento de pene, etc. No. Mentira. En realidad nunca existió tal chico. No, nunca existió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario