domingo, 12 de julio de 2015

soñar no es gratis

Al contrario de lo que se dice, soñar no es gratis.
Tiene un precio que paga tu cordura.
Y no lo hace por placer, sino a disgusto,
como un compadre despistado
que sale el último de un tugurio
y descubre que le toca pagar la cuenta de la mesa,
cuando los demás ya hace rato que se fueron sigilosamente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario