sábado, 14 de febrero de 2015

por qué tú mueres y yo vivo

Qué fue de los niños del parque,
del barro y las trincheras,
la noche y el hielo,
mis años y los tuyos.

Qué fue de los cigarros robados
al alba, de las fotografías ajadas
y la pianola, la botella
de Osborne y el sucio almanaque.

Por qué, si ya no está,
recuerdo a mi abuelo,
y en mi mente algo chirría
y sé que no es la misma persona.

Por qué tú mueres y yo vivo,
y el circo sigue, nuestros huesos
arrojados a la caldera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario