sábado, 14 de febrero de 2015

sus ideas se cuecen a fuego lento

Sus ideas se cuecen a fuego lento mientras ignora a los mendigos y sus carros.
El humo que emana de sus cabellos se mezcla con la polución y las sirenas.
Atraviesa las calles como un rompehielos en dirección a aquel pequeño bar en el que han quedado.
Por el camino se detiene en seco enfrente de otro. Observa a algunas parejas en su interior a través del cristal. A nadie parece importarle. Aunque algunas personas clavan su mirada en ella esporádicamente, está segura que en realidad observan su reflejo en ese espejo improvisado que es la ventana con la noche a sus espaldas.
Baja la vista al suelo y vuelve sobre sus pasos. Hoy tampoco hablará con él.



No hay comentarios:

Publicar un comentario