viernes, 23 de septiembre de 2016

la sociedad del exceso

No, no te basta con un simple teléfono móvil. Tiene que ser uno que cuesta un sueldo mínimo interprofesional. No, no corres. Eres runner. Y hasta que no consigas correr una maratón –¡qué digo, una ultra-trail!– no eres nadie. Y por supuesto, dicho hito debe quedar registrado con una app de tu móvil que ha costado un sueldo mínimo interprofesional, para poder compartirlo en Facebook con todos tus amigos, que vean lo guay que eres. ¡Qué coño con tus amigos! ¡Con todo el mundo! Y eso de ir en bici no es coger una cualquiera y dar un paseo por ahí con lo puesto. Claro que no. Tienes que tener una bici de 2000 pavos, y todos los jodidos accesorios de la tienda, un exoesqueleto y una GoPro en el casco cromado, aunque solo salgas una hora al mes. Todas esas posesiones para suplir tu vacío interior.


No hay comentarios:

Publicar un comentario