jueves, 28 de julio de 2016

la estatua de Antoni Gaudí


El niño eternamente en cuclillas frente a la estatua de cobre de Antoni Gaudí, que tiene los brazos y facciones desplegados en actitud de desesperación del que no logra comprender lo que está sucediendo. Ya cuando, largo tiempo mediante, abandona su intención de esperar hasta que la estatua verbalice qué es lo que está mal, y se incorpora para iniciar la marcha, la mandíbula de Gaudí tintinea, e interpela al niño “¡Dime! ¿Cómo es posible que todavía no hayan terminado la que es mi obra cumbre? ¿Acaso no comprendieron el significado de mi sacrificio?”. Y el muchacho, que detuvo su movimiento en seco, responde tras una breve pausa “No sé. ¿Tal vez se consideran indignos de ese honor?”. Gaudí, todavía enfurruñado, reflexiona sobre lo que ha dicho el chico, mientras vuelve a sumirse en su profundo sueño metálico.



(imagen cortersía de mapio)

No hay comentarios:

Publicar un comentario