sábado, 16 de mayo de 2015

la inmensa suerte

Se lamenta a menudo, él,
que debería sin embargo
apreciar, como se merece,
la inmensa suerte
de sobrevivir a la infancia,
la adolescencia y los veinte
con tan escaso peaje
como son sólo la mitad de las neuronas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario