viernes, 15 de mayo de 2015

ladrillos temporales

La mejor frase que jamás solté a una chica en una discoteca fue “Eres muy guapa, pero ahora tengo que bailar”. Encierra una paradoja inmensa, y resume a la perfección la tragicomedia de mis intentos de ligar con desconocidas.

* * *

Jamás olvidaré la noche que intercambiamos las chaquetas, mujer de la chaqueta azul.
Eres el hilo conductor de todo.

* * *

Con la mano izquierda envuelvo la taza intentando absorber todo el calor.
Con la derecha manejo la cuchara y revuelvo el café como si dispusiera de la eternidad para ello.
Pienso que, demasiado a menudo, es mejor no disponer de tiempo para detenerse a pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario