martes, 22 de mayo de 2018

vomito, luego existo

Vomito, luego existo.

Recostado, casi con la cara tocando al suelo, poniendo el oído junto al vómito, como si éste pudiera susurrarme qué sucede en mi interior.

Una noche de farra es como quedarme a ver un piano que me cae encima desde un ático. Un macabro juego del gallina, en el que sólo puedo perder yo, terco como una mula sorda, ahí plantado, con la vista hacia arriba y dolor en las cervicales, decidido a apartarme apenas cuando logre confirmar, por la calidad de los acabados, si el piano es un Bechstein o un Bosendorfer.



4 comentarios:

  1. A qué te dedicas? Trabajas en algun diario o eres freelancer?

    ResponderEliminar
  2. hola, no me dedico a escribir profesionalmente, ni un diario ni como freelancer. ¿y tú?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi objetivo en la vida es levantarme a las 6AM y volver a casa a las 21h despues de mover cantidades ingentes de papeles que no son mios.

      Sino escribes a que te dedicas?

      Eliminar
  3. trabajo en la universidad. por desgracia, escribir es un hobby que ha sido fagocitado por entretenimiento más fácil, y menos desagradecido, como ver series sin parar, o mirar al móvil con cara de calamar.

    ResponderEliminar