lunes, 13 de diciembre de 2010

maldito eres, pues

"Maldito eres, pues",
me dijo un cartero,
a quien yo más escucho, 
dueño de mi sobre sin sello. 
Y sigue, "llévate tu brebaje unívoco, 
hiena sarnosa. 
Así soliviantes a mis entrañas." 
Mas soez le recuerdo que, 
"cabalistas fuimos sin sínodo, 
triste y umbrío cabrón, 
trileros de artimañas crueles, 
y siempre escasos de enseres. 
Pero nunca sólo uno, sino dos."



      Por el poder que me confieren las cebollas, declaro iniciada una nueva era de tontería humana.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario