sábado, 7 de mayo de 2016

cuento improvisado 1 – la tortuga de Clara

Clara recibió de sus padres como regalo de aniversario una tortuga. No le llevó mucho tiempo constatar que la tortuga tenía el cuello extrañamente fláccido; era incapaz de sostener su propia cabeza, que caía en cuanto Clara dejaba de sostenerla con la mano. Ante la noticia, sus padres llamaron a una franquicia de una cadena de veterinarias, cuya publicidad aparecía en la caja con la que trajeron la tortuga. La cadena era mundialmente famosa por sobredimensionar los recursos que destinaba para cualquier asunto. Clara y sus padres habían oído hablar del tema, pero aun así, cuando unos días después en los telediarios informaron de la arribada de 40 naves al puerto de Barcelona con 40.000 veterinarios a bordo repartidos equitativamente, su asombro fue mayúsculo. Los 40.000 veterinarios se presentaron en casa de Clara y examinaron uno a uno la tortuga. Tras esto, celebraron múltiples sesiones de deliberación para tratar de consensuar el diagnóstico y el tratamiento más indicado. Las sesiones se prolongaron durante 30 días y 30 noches, tras los cuales el portavoz de los veterinarios les transmitió el tratamiento que habían considerado más oportuno: inmovilizar el cuello de la tortuga con el cilindro de cartón de un rollo de papel higiénico durante aproximadamente un mes, mientras se fortalecían sus músculos. Y así hizo Clara, tras despedir a los 40.000 veterinarios, que retornaron a sus barcos y zarparon rumbo a sus respectivos países de origen. Transcurrido algo más de un mes, Clara retiró el cilindro de cartón y contempló complacida como la tortuga era capaz de soportar el peso de su propia cabeza sin problemas. Si eres menor de 18 años pasa al final A. En caso contrario, pasa al final B.

Final A: La tortuga, Clara y sus padres fueron felices y comieron perdices (la tortuga comió las perdices debidamente trituradas).
Final B: Al cabo de un par de meses más, recibieron un sobre con la factura por los servicios recibidos, que ascendía a 3.7 millones de $, y tuvieron que hipotecar todas sus pertenencias para poder hacer frente al pago. 

Nota del autor: Ningún animal ha sido dañado o vejado durante la redacción de este micro-relato. El autor no se hace responsable de los atropellos de delfines que puedan haber causado las 40 naves en las que viajaban los 40.000 veterinarios. Las tortugas con cuello fláccido son personajes de ficción, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. El autor no se hace responsable de cualquier intento por parte de un lector de intentar conseguir que su tortuga tenga el cuello fláccido.

Nota: Improvisado a partir de la palabra "tortuga", con la aparición en el medio de las palabras "40 naves" y la aparición de "papel higiénico" al final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario