viernes, 26 de julio de 2013

O Alentejo

En esos montes
en que olivo viejo
dicta sentencia,
roturar el campo
era mi sustento.

En esos montes
que remiendan serenos
su falda cobriza,
mi hermana fue
testigo y maldijo.

En esos montes
flanqueados por
sacos terreros,
pan como guijarros
por años a cuestas.

En esos montes,
hogar junto al río,
el silencio
del sauce es amigo,
y me dice todo.

Así fuera mi tierra,
o Alentejo,
de vinos tercos,
mulos famélicos
y bravos comuneros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario