viernes, 9 de diciembre de 2016

Posteconomía - 4 - Hacia una nueva Edad Media



“Sobre el tema de la estirpe (…) una entrevista que me encanta [21 de febrero de 2011 en La Contra de La Vanguardia]. El entrevistado era Salvador García-Atance (…) su biografía es la de un capitalista heroico (…) Haga lo que haga, el tipo tiene éxito, y además es deportista, solidario… En fin, insoportable.
El caso es que el hombre arremete contra las familias que dejan herencias (…) todos debemos labrar nuestro destino, perseguir nuestro sueño, no reblandecerse por la fortuna familiar (…) Según S. G.-A.: “Hoy en las sociedades más avanzadas lo natural es empezar desde cero (…), crear riqueza y morir pobre, después de haber reinvertido en la sociedad lo que ganaste”. Eso es una biografía muy Nueva Edad Media (…) se trata de dedicar tu vida a la muerte del infiel y la conquista para luego morir con hábito de monje y oliendo a filantropía (…) Pide un aumento del impuesto de sucesiones porque cree en el libre mercado y el capitalismo (…) “que triunfa porque valora y aprovecha más que ningún otro sistema el mérito y el esfuerzo personal”. Pero (…) el periodista (…) le hace una pregunta inocente: “¿No le dejaría a los niños ni el pisito?”. Y emerge entonces el auténtico liberal Thatcheriano: “Tampoco soy un talibán, a todos nos gusta ayudar a nuestros hijos. Y la educación es lo más valioso que podemos darles: esa sí es una inversión fructífera, que, además, redunda en bien de todos”.
Por supuesto, no se trata que hereden fortunas, sino proporcionarles la posibilidad de acceso a las fortunas: másteres, MBA, contactos en el Country Club… (…) “La solidaridad del linaje” (…). Desmantelada la lealtad al Estado/patria, las élites regresan a su patria natural: el clan (…). Se trata del acceso a la educación exclusiva, a los créditos apropiados, a los círculos que cuentan. El hombre [García-Atance] no es un talibán. La dureza de la competencia capitalista, la sombra del fracaso y la exclusión son cosas buenas, pero fuera de casa. Para los renacuajos de otra charca. El liberal-no-talibán sí cree en el subsidio no por méritos sino por coincidencia de apellidos.”
                                                                 Posteconomía (Antonio Baños Boncompain)

No hay comentarios:

Publicar un comentario