viernes, 25 de agosto de 2017

Posteconomía - 10 - pelea por nuestra dignidad como comunidad


“[el anticapitalismo que A. Baños propone es reaccionario] El capitalismo es un ente cinético, y toda revolución lo que hace es acelerar de forma notable la natural inercia del capitalismo (...), [que] ha sabido cooptar cualquier empuje contrario desde la contracultura de los setenta hasta el ecologismo, aumentando con las fuerzas de la oposición su propiar velocidad.

Muchos abogan, pues, por el estatismo, el silencio, la desaparición. Puesto que vivimos en un biocapitalismo, la retirada del cuerpo, el agotamiento, la pereza y la inacción como protesta son fuertemente atractivos. Las cuatro D: Desertar, Desobedecer, Disolver y Descansar. Si un revolucionario puede compararse a un toro embistiendo, el reaccionario debe ser como una mula, inmóvil, terca y desobediente. Se trata de exaltar el no.

(…) debemos superar las cuatro grandes patas de este nuevo capitalismo. Contra la propiedad, usufructo. Contra la competencia, cooperativa. Contra la usura, regalo, y contra el dinero fiduciario, moneda libre (…).

Marx (,,,) dice un gran verdad: “El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política e intelectual en general” y remata: “No es la conciencia de los hombres la que determina su existencia; por el contrario, su existencia social determina su conciencia”. Si dejamos que avance la post-economía y la nueva sociedad feudal, nuestras conciencias se adaptarán a la servidumbre e irán olvidando lo que era la libertad, No es la lucha por los servicios públicos o los puestos de trabajo. Esta vez la pelea es por mantener en nuestros espíritus la integridad de nuestra autonomía como individuos y de nuestra dignidad como comunidad.”      

                                                                 Posteconomía (Antonio Baños Boncompain)

No hay comentarios:

Publicar un comentario